Omelette de queso en 10 sencillos pasos

Omelette de queso en 10 sencillos pasos

Omelette de queso en 10 sencillos pasos. Recetas sencillas.

En primer lugar será preciso compartir todos y cada uno de los ingredientes que te servirán a la hora de preparar un delicioso omelette de queso. Recuerda que la precisión en la manipulación de los insumos es fundamental para realizar una buena comida y por ello será preciso que prestes atención a lo siguiente.

Ingredientes para preparar omelette de queso:

– 2 huevos por persona
– 1 cucharada de crema
– Sal / Pimienta
– 1 cucharada de manteca
– 1 cucharada de orégano fresco
– 50 grs de queso rallado
– 2 plantas de rúcula
– 2 cucharadas de aceto
– aceite de oliva
– 1 zanahoria

Preparación:

1)- Cascar los huevos y si los mismos están frescos introducirlos en un recipiente para utilizarlos luego en el Omelette.

2)- Una vez en el recipiente, los huevos deben ser batidos con ligereza. Si forman un líquido uniforme –valga la redundancia- podrán ser utilizados en la preparación.

3)- Incorporar a los huevos la crema, sal y pimienta. Dejar que este preparado repose al menos 15 minutos.

4)- En una sartén de teflón posada sobre fuego lento, hay que introducir  un cubo de manteca.

5)- Dejar que la manteca se derrita.

6)- Introducir la mezcla de huevos, crema, sal y pimienta sobre la sartén. Recuerda que el fuego debe estar al mínimo.

7)- Dejar que la preparación se distribuya bien por todo el sartén. Cuando comience a integrarse, hay que incorporar el queso rayado y las hierbas.

8)- Una vez cocinado el huevo, hay que tomar una espátula de teflón y despegar los bordes, doblar al medio y retirar.

9)- Servir el Omelette en el mismo momento en que fue cocinado, de esa manera podrás ingerirlo con la temperatura deseable.

10)- Al no resultar una comida de lo más completa, es preciso agregar una ensalada para ingerir los nutrientes recomendables. Se recomienda una preparación de rúcula y zanahoria, bien condimentada.
Todo debe ir condimentado con pimienta y sal a gusto.

Datos a tener en cuenta

Si un huevo está podrido jamás puede ser utilizado para preparar un Omelette. Pero…¿cómo saberlo? Si un huevo se encuentra en mal estado flota, por lo que puedes fijarte en qué condiciones se encuentra introduciéndolo en un recipiente con agua.

De igual manera, los huevos malogrados pueden ser descubiertos por medio de su agitación. Al encontrarse la clara líquida en su interior, la yema se mueve y de esa manera –sintiendo algo suelto adentro- es que podremos notarlo.