Cocinar en Microondas ¿Cómo funciona un horno de microondas?

Es un hecho que en la cocina moderna hay muchas técnicas nuevas que son irrealizables sin la ayuda de estos utensilios de nueva generación. La imagen que mucha gente tiene del microondas es la de un aparato que únicamente sirve para calentar y descongelar. Ellas, son sólo algunas de sus aplicaciones. Ya que al comprar un microondas se pueden hacer infinidad de elaboraciones, técnicas y cocciones: hervir verdura, pasta, pescados…; cocer guisos, salsas, cremas, frutas en jarabes…; confitar setas, aves, verduras; fundir chocolate, caramelo, mantequilla, quesos, atemperar … Es, en definitiva, un comodín muy valioso en la cocina. Ofrece la posibilidad de graduar de forma precisa y constante la temperatura y el tiempo de cocción.

El microondas, aunque tenga la forma de un horno y se le designe con este nombre, no es un horno en el sentido tradicional. Se trata de un electrodoméstico que, además de otras prestaciones, sirve para cocinar alimentos. Podría afirmarse que la función de calentar es la misma en ambos aparatos, sin embargo, el sistema de funcionamiento es completamente distinto, y también los resultados. El microondas es una caja metálica donde los alimentos reciben ondas electromagnéticas de alta frecuencia, similares a las de la radio. La misma energía que alimenta dichas ondas se emplea igualmente en los receptores de televisión.

Cómo Funciona un Microondas

la energía no sólo se transmite por cables, sino por varios medios, y uno de ellos son las ondas electromagnéticas. Estas ondas pueden canalizarse por un tubo llamado magnetrón. El magnetrón es el verdadero corazón del microondas, pues transforma la electricidad en energía electromagnética. Las ondas electromagnéticas poseen tres características fundamentales, similares a las de la luz: se reflejan, se transmiten y son absorbidas.
Una vez generadas las ondas por el magnetrón, éste las refleja sobre las paredes metálicas del microondas e, igual que la luz en un espejo, hace que reboten y sean absorbidas por los alimentos. Este efecto de reflexión genera ondas en todas las direcciones, que rápidamente llenan la cavidad del horno.

Las ondas son absorbidas por la humedad presente en los alimentos; pues todos los alimentos, aun tratándose de sólidos, están compuestos por moléculas húmedas. Las microondas sólo pueden ser absorbidas por la humedad de las moléculas. Ignoran cualquier otro elemento que se halle en el interior del horno y de ese modo pueden pasar a través del recipiente como si no existiera, sin importar quesea de cristal, porcelana, madera, papel o plástico; las microondas no calientan el recipiente porque sólo pueden ser absorbidas por el alimento.

Las ondas se reflejan porque el metal no las deja pasar; de ahí que las paredes de la cavidad interna del horno siempre sean de metal. Al no poder atravesar el metal, las microondas son reflejadas en distintas direcciones creando un campo de energía invisible que se distribuye por toda la cavidad. Por eso no se pueden emplear recipientes metálicos en el microondas: rechazaría las ondas y los alimentos no se calentarían.

Diferencia entre un microondas y un horno tradicional

La diferencia fundamental de un microondas con un foco de calor tradicional está en el particular funcionamiento de su fuente calórica y en la rapidez con que calienta y cocina los alimentos. En el mismo tiempo en el que un alimento apenas se ha calentado en un horno clásico, en el microondas no sólo se calienta sino que, dependiendo de su tamaño, se puede haber cocinado. La causa es que el sistema tradicional cuece desde afuera hacia adentro; mientras que en el microondas se da el proceso en toda la masa del alimento simultáneamente, sin que, como ya se ha dicho, necesite calentarse el recipiente que lo contiene. Esto sucede porque las ondas electromagnéticas provocan una fricción molecular en el alimento que produce calor y termina por cocerlo. La vibración que se produce en las moléculas que absorben a las microondas es de unas 2.450 millones vibraciones por segundo.

El microondas sirve para calentar y que su utilización es fácil y práctica. Sin embargo, es una lástima que un electrodoméstico con tantas posibilidades permanezca infrautilizado en muchas casas. El microondas sirve, además, para descongelar en un tiempo récord, para cocinar de muy diversas maneras, y es un auxiliar de cocina del que, una vez conocido, no se podrá prescindir.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*